Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Blinkin’ Palermo’s - Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara
Wan Powsara

Wan Powsara

Wan Powsara

Wan Powsara

Wan Powsara

Wan Powsara

Wan Powsara

Wan Powsara

Wan Powsara

La obra de J. A. Posada se antoja a primera vista bastante ecléctica. En primer lugar está su debut con su falsa revista de arte “Here is Art”, 1992 y los también falsos carteles que publicitaban una exhibición simultánea suya en la Galería Valenzuela & Klenner de Bogotá y la ficticia Llery Llery Llero de Nueva York. Posteriormente y en la misma línea de corte conceptual ha desarrollado las series: “Juegos de nombres”, 1994, listas en el estilo de anuncios publicitarios de galerías, hechas en letras de vinilo autoadhesivo de apellidos nunca conocidos obtenidos al realizar la conjunción entre apellidos de artistas famosos; la serie “Pronunciación correcta aproximada”, 1995, en la que da instrucción fonética para pronunciar de manera adecuada los nombres de los artista europeos y norteamericanos más sonados del momento; la serie “Ahorcados”,1994, con gráficos alusivos al conocido juego pero con nombres de artistas famosos; la serie “Outlines”,1995, en la que delinea con plumón de tinta negra sobre charol blanco los contornos de los brochazos de pinturas de los legendarios Franz Kline y Pierre Soulages; ó su obra “Posada Jaramillo in his own words”, 1995, en la que presentaba como propias, sentencias de destacados artistas vivos y muertos acompañadas de retratos fotográficos de él mismo teatralizando  y parodiando las poses de artistas ya glorificados.


Más adelante en su serie titulada “Mades”,1997, incursionó en la escultura con piezas cuya intención era engañar al espectador aparentando éstas ser objetos funcionales a pesar de haber sido construidas desde el esquema tradicional modernista de gran capricho formal, para así cuestionar el peso y las implicaciones  del acto primigenio de Duchamp. Por otro lado tenemos sus incursiones en el territorio de la pintura con series como “Letras”,1994, que ha seguido desarrollando y ampliando hasta la fecha y en la que juega con múltiples variaciones de color, sustratos e incluso tipos de pinturas y formas de aplicarla, todo alrededor de un par de diseños geométricos de proporciones que se repiten en diferentes tamaños; su serie “Algunos colores”,2002, constituida por pequeños plafones monocromáticos de acero cold rolled pintados con lacas de poliuretano y que van acompañados por un certificado que le permite al poseedor cambiar su color cuantas veces lo desee;  su serie “Habemus mancha”,2005, de pinturas abstractas constituidas por manchas pastosas de colores planos hechas con grandes espátulas persiguiendo hacer una pintura como el mismo lo ha dicho “absolutamente autoreferencial”; ó su serie “Pinturas Muertas”, 2011 , en la que  pintando con pintura blanca muy diluida sobre esqueletos previamente realizados de la estructura de obras de artistas importantes, revisa y explota el famoso acto de Robert Rauschenberg de borrar una obra de DeKooning a la vez que crea una ficción acerca de la tantas veces anunciada muerte de la pintura.


Así pues su trabajo, como lo ha manifestado desde sus comienzos, intenta en gran medida socavar la idea de cualquier tipo de compromiso estilístico, pero consciente seguramente de no lograrlo del todo ante la evidencia del carácter irónico que en mayor o menor medida es común a todas sus obras y su recurrente interés por hacer arte cuyo tema fundamental es el Arte mismo y todos los vicios de percepción que su estructura de mito causa en el público al rededor de asuntos como la originalidad, el virtuosismo, las hegemonías geográficas y económicas en el mundo del arte, así como la valoración general del arte y de la figura del artista en la sociedad contemporánea.


WOW!

Según Barthes, el mito en la actualidad es un habla, y un objeto mítico puede ser cualquiera que justifique un discurso: el arte por ejemplo; propone también que lo que permite consumir inocentemente el mito, es no ver en él un sistema semiológico, sino uno inductivo. Donde sólo existe equivalencia, el lector ve causalidad, a sus ojos las relaciones de significante con significado son de naturaleza. El consumidor del mito toma la significación por un sistema factual, cuando en realidad es uno semiológico, de valores.


El mitólogo entonces, y me incluyo en tal categoría, es aquel que intenta encontrar la profunda alienación que las formas inocentes de relación (en el arte muchas veces perversas) tratan de hacer pasar inadvertida. Sin embargo para mí la condición del mitólogo no es como para Barthes, una condición política, moralista, desesperanzada y socialmente excluyente. Para mí tal condición es como un estado de gracia en el que me gozo permanentemente, y a partir del cual se desprende mi trabajo. Paseo por la geografía social del mito artístico; por los espacios en que el mito es hablado: "Art in América", "art News", "Vogue", "Art forum", monografías, galerías, museos, curadores, coleccionistas y claro, artistas.


Luego de estos recorridos y usando la parodia, la apropiación y algo que podría denominarse el ready - made lingüístico, me dedico a producir vacunas cuya inoculación puede inmunizar contra la enfermedad, potenciarla o simptemente no producir efecto alguno. Las reacciones con fiebre y nauseas, las recaídas o la asimilación de la vacuna como si se tratara de un jugo de frutas, son alternativas que me entusiasman por igual.


En resumen, me interesa el arte como habla mítica. Aquel que reduce la cualidad a cantidad; aquel que se define autorrefereciándose ("EI Arte es el Arte"); el que se expande y madura deliciosamente en microclimas como galerías y museos; y el que me permite ser artista a costa suya, reinsertando su significación en sus propios escenarios, para evidenciar así el sarcasmo frecuente al que me induce su presencia.


WAN • POWSARA

About J. A. Posada

Born and raised in Bogotá, Colombia in 1967. He holds a degree in marketing and advertising from the Instituto Politécnico Grancolombiano and is a self taught musician and painter. J. A. lives and works in Villa de Leyva, Boyacá since 1997.

In 1992 Posada entered the group of artists represented by the prestigious Colombian gallery Valenzuela & Klenner, making his debut with a solo exhibition that set an acid parody around the comercial mechanisms of Art and the vices in the relations between the spectator and the figures of Art and Artist. With that work and its further development he was early invited to participate in several group shows at many of the most important oficial Art institutions of Colombia that gained him recognition and notoriety among the local art scene. In 1994 he was invited directly to participate in the V Bienal de La Habana and his work was showed back in those days next to the work of the most important contemporary artist of his country.

In recent years J. A. Posada has extended his body of work keeping his characteristically ironic view on the topics of authorship, distribution art channels and style. He has created his “some colors” series of monochromatic paintings that allow owners to change their color at will, the “letters” series of hard edge paintings, and other ones using the mechanism of appropriation.


El juego tras la broma
Risa en contravía

Exposiciones Individuales

1992
“Here is Art”, Valenzuela y Klenner galería, Bogotá.

1993
“Posada Jaramillo en sus propias palabras”, Museo de Arte de la Universidad Nacional, Bogotá.

1994
“Pronunciación correcta aproximada”, Galería Santa Fe (Idartes), Planetario Distrital, Bogotá.

1999
“Algunos colores”, Valenzuela y Klenner galería, Bogotá.

2005
“Habemus mancha”, Good man Duarte galería, Bogotá.

2009
“Los últimos trece años”, Casa del 1er Congreso, Villa de Leyva.

2011
“Pinturas muertas”, Valenzuela y Klenner galería, Bogotá.

2019
“Blinkin’ Palermos y alguna letras”, Doce Cero Cero galería, Bogotá.


Exposiciones Colectivas

1992
V Salón Regional de Artistas, Corferias, Bogotá.
XXXIV Salón Nacional de Artistas, Corferias, Bogotá.
X Bienal de grabado, Museo de Grabado, Curitiba, Brasil.
“29X 1992 XI 14”, Valenzuela y Klenner galería, Bogotá.

1993
“Pulsiones”, Museo de Arte Moderno La Tertulia, Cali.
“La Casa de mi mamá”, Museo de Arte Moderno de Medellín, Medellín.
“Por humor al Arte”, Banco de La República, Casa Luis López de Mesa, Bogotá.
“Switch”, Valenzuela y Klenner galería, Bogotá.
Primer encuentro de Acciones Plásticas, Teatro Jorge Eliécer Gaitán, Bogotá.
VI Salón Regional de Artistas, Corferias, Bogotá.

1994
XXXV Salón Nacional de Artistas, Corferias, Bogotá.
V Bienal de La Habana, La Habana, Cuba.
ART 25 “94”, Valenzuela y Klenner galería, Basilea, Suiza.
“Blanco sobre negro”, Valenzuela y Klenner, Bogotá.
“Lejos del equilibrio”, Proyecto Tándem, Galería Sextante, Bogotá.
“Colombia ya hace parte”, Valenzuela y Klenner, Bogotá.

1995
“Atractores Extraños”, MAMBO, Bogotá.

1996
ExpoArte 96, Valenzuela y Klenner galería, Guadalajara, México.

1998
“Meridianos”, Primera edición gráfica Colombiana contemporánea, Fondo Cultural Cafetero, Manizales.
“Cohabitación I”, Valenzuela y Klenner galería, Bogotá.

1999
“Arte Colombiano del siglo XX”, subasta a beneficio de la Fundación Niños de los Andes, Christie’s South Kensington, Londres.

2000
“En vitrina: un hacer visible”, Valenzuela y Klenner galería, Bogotá. “El estado de las cosas”, Espacio vacío, Bogotá.

2018
Artbo, Doce Cero Cero galería, Corferias, Bogotá.




instagram @wanpowsara